CONTRATO DE MANDATO


Por:
Karen Adriana Rentería.
Liliana María Taborda.
Dany Gómez Agudelo.
Beatriz Elena Bonilla Alvarez.
Docente: Carlos Mario Ospina.

Fundación Universitaria Luis Amigó.
external image mandato2.jpg

El mandato se encuentra regulado en los artículos 2142 al 2199 del Código Civil:
DEFINICIÓN: Artículo 2142. El mandato es un contrato en que una persona confía la gestión de uno o más de negocios a otra, que se hace cargo de ellos por cuenta y riesgo de la primera. La persona que concede el encargo se llama comitente o mandante, y la que lo acepta apoderado, procurador, y en general mandatario.
El mandatario puede obrar de dos maneras:
  1. En representación del mandante, asumiendo su personería como si este fuera el que celebrar con terceros el acto o contrato. En este caso se produce efectos frente a las partes y frente a terceros.
  2. En su propio nombre, sin representar al mandante, no dando noticia a terceros de la calidad en que obra. En este caso los efectos se limitan a los contratantes.
La remuneración correspondiente al ejercicio del mandato es contingente y aleatoria, pues tanto su existencia como su cuantía dependen de los resultados de la gestión del negocio y de la suma líquida o liquidable en que el litigio se traduzca para las personas que en el pacto intervienen. El contrato de mandato no es en la legislación colombiana gratuito en esencia, pues la remuneración se determina por las partes, la ley o el juez.
El elemento esencial del mandato es la representación, donde el mandatario procede en nombre del mandante.
Artículo 2146. Si el negocio interesa juntamente al que hace el encargo y al que lo acepta, o a cualquiera de estos dos o a ambos y un tercero, o a un tercero exclusivamente, habrá verdadero mandato; si el mandante obra sin autorización del tercero, se producirá entre estos dos el cuasicontrato de la agencia oficiosa.
La simple recomendación de negocios ajenos no es un mandato.
Todo mandato nulo o celebrado con extralimitación de los límites dados, se convierte en un agente oficioso.
El contrato de mandato es consensual, no requiere de formalidades especiales para su perfeccionamiento; excepcionalmente es solemne, si así lo exige la ley para constituirlo. Se perfecciona por la aceptación del mandatario, la cual puede ser expresa o tácita. Aquellas personas que se encargan de negocios ajenos, están obligadas a declarar lo más pronto posible, de lo contrario su silencio se mirará como aceptación. Puede haber pluralidad, es decir, uno o más mandates, y uno o más mandatarios.
Si se constituyen dos o más mandatarios, la gestión podrán dividirla entre sí, salvo si se les ha prohibido obrar separadamente, ya que de este modo será nulo (artículo 2153). Si son dos o más los mandatarios, y por la constitución del mandato están obligados a obrar conjuntamente, la falta de uno de ellos, por cualquiera de las faltas antedichas, pondrá fin al mandato (artículo 2198).
El mandatario responde hasta por cumpla leve (falta de diligencia y cuidado en los negocios, artículo 63) en el cumplimiento de su encargo; esta responsabilidad es mas estricta en el mandatario remunerado, y menos estricta si el mandatario repugno el encargo, pero se vio forzado a aceptarlo.
  1. Mandato especial: si comprende uno o más negocios.
  2. Mandato general: aquel destinado para todos los negocios del mandante.

Reglas relativas a la administración del mandato:
Artículo 2157. El mandatario se ceñirá rigurosamente a los términos del mandato, fuera de los casos en que las leyes autoricen para obrar de otro modo.
Cuando la voluntad del mandate está expresamente en forma clara y precisa, a esas normas debe ajustarse el mandatario si aspira a intermediar fielmente la voluntad de su representado y a vincular su responsabilidad civil para el cumplimiento de las prestaciones contraídas a su nombre. Si el mandatario ha excedido los límites del mandato, no puede considerarse como representante de su mandante sino como un tercero, porque la voluntad del mandante no actúa sino dentro de los límites de la representación; cuando hay extralimitación de funciones, ya no está en capacidad de obligar al mandante.
Artículo 2158. El mandato no confiere al mandatario mas que el poder de efectuar los actos de la administración, como son pagar las deudas y cobrar los créditos del mandante, perteneciendo unos y otros al giro administrativo ordinario; perseguir en juicio a los deudores, intentar las acciones posesorias e interrumpir las prescripciones, en lo tocante a dicho giro; contratar las reparaciones de las cosas que administra, y comprar los materiales necesarios para el cultivo o beneficio de las tierras, minas, fábricas u otros objetos de industria que se le haya encomendado. Para todos los actos que salgan de esos límites, necesitará poder especial.
La cláusula de la libra administración consiste en que el mandatario tiene la facultad de ejecutar aquellos actos que las leyes designan como autorizados por esta cláusula.
Todo negocio o operación de carácter patrimonial puede ser objeto de mandato, con tal que no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres. Los negocios propios del mandato son ordinariamente actos jurídicos, como por ejemplo, contratos, cancelaciones, cobranzas, administración de un patrimonio, representaciones activas y pasivas en juicio, etc.
La recta ejecución del mandato comprende no solo la sustancia del negocio encomendado, sino los medios por los cuales el mandante ha querido que se lleve tal efecto (artículo 2160). El mandatario responde personalmente a los terceros por los actos delictuosos que cometa en el desempeño del mandato.
El mandatario podrá delegar (atribuirle a otra persona la competencia) el encargo si no se le ha prohibido. No estando expresamente autorizado para ello, responderá por sus hechos y por los del delegado. A partir de una delegación a una persona se constituye un nuevo mandato entre el mandante y el delegado, el cual solo puede ser revocado por el mandante, y no termina por muerte u accidente del anterior mandato.
El poder especial para vender comprende la facultad de recibir el precio (artículo 2168), la facultad de hipotecar no comprende la de vender ni viceversa (artículo 2169). El mandatario no podrá comprar por sí ni por interpuesta persona las cosas que el mandante le ha ordenado vender, salvo aprobación expresa del mandante (artículo 2170).
El mandatario podrá prestar dinero, al interés designado por el mandante, o al interés corriente, con expresa autorización; y no para sí mismo, salvo aprobación del mandate.
Puede el mandatario aprovecharse de las circunstancias para realizar su encargo con mayor beneficio o menor gravamen que los designados por el mandante, con tal que no se aparte de los términos del mandato. Si negociare con menos beneficio o más gravamen que el designado en el mandato, le será imputable la diferencia (artículo 2173). El deber de lealtad está destinado para el mandatario, este consiste en que debe abstenerse de cumplir el mandato, que sería pernicioso (perjudicial) para el mandante. El mandatario que se halle en imposibilidad de obrar con arreglo a sus instrucciones, no es obligado a constituirse en un agente oficioso; ante la insolvencia de los deudores, puede constituirse mediante pacto especial, como principal deudor.
El mandatario no es responsable a terceros sino: (artículo 2180)
  1. Cuando no las ha dado suficiente conocimiento de sus poderes.
  2. Cuando se ha obligado personalmente.
El mandatario tiene la obligación de rendirle cuentas de su administración al mandante; y es responsable tato de lo que ha recibido de terceros, como de lo que ha dejado de recibir por culpa suya.
Artículo 2184. Obligaciones del mandante al mandatario:
  1. Proveer al mandatario de lo necesario para la ejecución del mandato.
  2. Reembolsarle los gastos razonables causados por la ejecución del mandato.
  3. Pagarle la remuneración estipulada o usual.
  4. Pagarle las anticipaciones de dinero con intereses corrientes.
  5. Indemnizarle por pérdidas en que haya incurrido sin culpa, o por causa del mandato.
Si el mandante no cumple, autoriza al mandatario para desistir de su encargo.
Artículo 2188. El mandato termina por:
  1. Desempeño del negocio para el que el mandatario fue constituido.
  2. Expiración del término.
  3. Revocación del mandante.
  4. Renuncia del mandatario.
  5. Muerte del mandante o mandatario.
  6. Quiebra o insolvencia del mandante o mandatario.
  7. Interdicción del mandante o mandatario.
  8. Cesación de las funciones del mandante, si el mandato ha sido dado en ejercicio de ellas.
La revocación del mandante puede ser expresa o tácita, esta produce efectos desde el día en que el mandatario ha tenido conocimiento de ella.
La renuncia del mandatario no pone fin a sus obligaciones, sino después de transcurrido el tiempo para que el mandante puede proveer a los negocios que fueron encomendados; se hace responsable por los perjuicios que cause su renuncia, salvo imposibilidad por enfermedad, o no grave perjuicio de sus intereses propios.
En caso de muerte del mandante, el mandatario cesará en sus funciones, pero si por suspenderlas, genera perjuicios a herederos del mandante, tendrá que terminar su gestión. Los herederos en este caso, suceden en derechos y obligaciones del mandante.
CARACTERÍSTICAS Es:a. Unilateral: en el caso en que sea gratuito. El mandante está obligado a proveerle al mandatario lo necesario para la ejecución del mandato (art 2184 CC).b. Bilateral: si es remunerado.c. Conmutativo: cuando es remunerado.d. Intuito personae: se basa fundamentalmente en la confianza que tiene el mandante sobre el mandatario.e. Principal: subsiste por si mismo, sin la necesidad de otro.f. Típico o nominado: está regulado en la ley.g. Consensual: se perfecciona por el consentimiento de las partes.

En el siglo IX, en italia, pasada la época de la anarquía de la Edad Media, cuando comienza a florecer el comercio (principalmente por los adelantos en materia de navegación) surge el contrato de mandato, ya que a los comerciantes de aquella época se les hacía fisicamente imposible estar en todos los lugares donde se ejercian actividades mercantiles.ELEMENTOS NECESARIOS 1. Del mandante: puede expresar su voluntad de manera expresa o tácita.
2. Del mandatario: se requiere aceptación expresa o tácita para que se repute perfecto (art 2150), no obstante existe una excepción establecida en el artículo 2151, cuando el silencio del mandatario se mira como aceptación, pero se requiere:Que el mandatario se encargue de negocios ajenos, como profesión u oficio.Que se formule claramente una gestión por persona ausente.Que transcurra un término razonable para comunicar su aceptación o rechazo.La aceptación del mandatario ya sea expresa o tácita, vincula a las partes contractualmente, y se entiende que el contrato de mandato es perfecto. Una vez aceptado no podrá disolverse sin mutua voluntad de las partes. La renuncia o revocación solo produce efectos frente a terceros.Respecto de su terminación, no solo está ubicado dentro del régimen general del artículo 1602, si no también con la sola voluntad de una de las partes (renuncia y revocación).
PRUEBA DEL CONSENTIMIENTO El mandato puede ser acreditado por cualquier medio probatorio, pues es eminentemente consensual, sin embargo si el poder debe ser extendido a escritura pública o en otro documento, la prueba del mandato no puede estar desligada de la prueba del poder, si no se rompe la armonía probatoria.OBJETO Corresponde al propósito de la gestión; el contenido de la declaración de voluntad debe versar sobre la ejecución de actos jurídicos, y no sobre actos materiales.No constituyen mandato:
  1. Los actos materiales, que se regulan ya sea por el arrendamiento de servicios o por el contrato de trabajo.
  2. El negocio que sólo interesa al mandatario, se tiene como mero consejo que no produce los efectos propios del mandato (art 2145).
  3. La simple recomendación de negocios ajenos.
  4. La ejecución de un mandato nulo, pero de buena fe.

vertrag
vertrag

EJECUCIÓN DEL MANDATO La principal obligación del mandatario es la de cumplir la gestión encomendada, ciñéndose estrictamente a los términos del mandato, y de procurar actuar de la manera en que más convenga a los intereses del mandate. Si al mandatario le es imposible cumplir con la gestión, por circunstancias de fuerza mayor o caso fortuito, debe probar dichas causales de exoneración de culpabilidad.
ACTOS DEL MANDATARIO
  1. De conservación: aquellos que tienden a evitar que los derechos que existen desaparezcan o destruyan, es decir, asegurar el cumplimiento de esos derechos.
  2. De administración: sirven no sólo para asegurar el caudal patrimonial sino también para obtener una producción por lo menos normal de dicho patrimonio.
  3. Actos de disposición: los que persiguen una enajenación patrimonial. Para estos se requiere de poder especial. Ya que al mandatario se le prohíbe vender o gravar bienes del mandante cuando no se le han conferido facultades en ese sentido.

RENDICIÓN DE CUENTAS DEL MANDATARIO Requiere una relación pormenorizada del ingreso y egreso, pero con las pruebas que lo acrediten.
PHOHIBICIONES AL MANDATARIO
  1. Aprovecharse de las cosas que el mandante le entrega o de las que recibe de la gestión, en beneficio personal.
  2. Autocontratación: por ejemplo, si se le confiere encargo para vender y el mandatario la compra.
  3. Colocar dineros del mandante a interés y hacer donaciones de bienes del mandante (art 2172).


EL CONTRATO DE MANDATO EN MATERIA COMERCIAL
Este contrato está reglamentado en los artículos 1262 a 1286 del Código de Comercio, que a la vez regula otra clase de mandatos, con características especiales: La comisión, la agencia comercial y la preposición.
El artículo 1262, se encarga de definir el mandato diciendo: El mandato comercial es un contrato por el cual una parte se obliga a celebrar o ejecutar uno o más actos de comercio por cuenta de otra. Cambiando los términos gestión, que emplea el Código Civil por el de celebra, y negocios por el de actos de de comercio, el estatuto mercantil sigue la misma trayectoria impuesta por el derecho común para el mandato. O sea: el mandato comercial comprende la gestión de negocios jurídicos de carácter mercantil, más concretamente, actos de comercio, por una persona por cuenta de otra.

Artículo 28 numeral 5, Código de Comercio: debe inscribirse en el registro mercantil todo acto en virtud del cual se confiera, modifique, o revoque la administración parcial o general de los negocios del comerciante. En algunos casos se requerirá escritura pública y en otros simplemente de documento privado, dependiendo de los actos que comprenda.

REPRESENTACIÓN

El inciso segundo del articulo 1262 consagra: El mandato puede conllevar o no a la representación del mandante. Es decir pretende mostrar este negocio jurídico no necesariamente representativo, que al tenor del criterio acogido por la Corte Suprema de Justicia, se daría cuando se oculta frente al tercero la calidad de mandatario o bien mandato con poder o sin poder.

El artículo 833 de este Código define la representación como: ¨Los negocios jurídicos propuestos o concluidos por el representante en nombre del representado, dentro de los límites de sus poderes, producirán directamente efectos en relación con éste¨. Esta norma contiene el alcance cierto de la representación: conclusión directa del negocio del mandatario, facultado para ello, con el tercero para obligar al mandante,

El articulo 832 la define así: ¨Habrá representación voluntaria cuando una persona faculte a otra para celebrar en su nombre uno o varios negocios jurídicos¨. De la idea, en principio, que la representación de que trata este articulo tiene un sentido general , mientras que el que habla del mandato encierra un contenido especial , ya que no hace diferenciación en los términos mismos del fenómeno de la representación, lo que permitirá sostener que en el mandato existe necesariamente la representación cuando se faculta al mandatario para obrar en nombre del mandante, y no existirá en aquellos casos en que no se hace expresa mención de la facultad de celebrar en nombre del mandante.

El mandato se convierte en representativo cuando el mandatario actúa frente al tercero con poder y lo compromete en el resultado dela gestión. En cambio el mandato no representativo surge cuando la conclusión del negocio es entre el mandatario sin poder, como persona directamente interesada, y el tercero.

Puede ser:a. legal: conferida por la ley, como por ejemplo, el guardador con el pupilo.Voluntaria o convencional: como por ejemplo, el mandato.
EXTENSION DEL MANDATO
Comprende el mandato los actos para los cuales haya sido conferido y aquellos que sean necesarios para su cumplimiento. Si el mandato es general no comprenderá los actos que excedan el giro ordinario del negocio o negocios encomendados, salvo que se haya otorgado autorización expresa y especial. El mandatario general tiene, pues, un limite: el de actuar por cuenta del mandato dentro del desarrollo ordinario de los negocios encomendados.

ONEROSIDAD DEL MANDATO.

El articulo 1264, consagra el mandato comercial eminentemente oneroso, como principio general. ¨El mandatario tendrá derecho a la remuneración estipulada o usual en este género de actividades o en su defecto, a la que se determine por medio de peritos¨.

Cuando el mandato termine antes de la completa ejecución del encargo, el mandatario tendrá derecho a un honorario que se fijará tomado en cuenta el valor de los servicios prestados y la remuneración total del mandato.

No podrá el mandatario que no haya terminado con la gestión exigir el pago total de la remuneración sino en la proporción de lo actuado, salvo que se haya revocado el mandato sin justa causa.


Contract signing close up
Contract signing close up



LESIÓN ENORME EN EL MANDATO
Artículo 1264 Inciso segundo. Si la remuneración pactada se halla en manifiesta desproporción, el mandante podrá demandar su reducción, probando que la remuneración usual para esa clase de servicios es notoriamente inferior a la estipulada o acreditando por medio de peritos la desproporción, a falta de remuneración usual.

Articulo 1264 inciso final. La reducción no podrá pedirse cuando la remuneración sea pactada o voluntariamente pagada después de la ejecución del mandato.

DERECHOS Y OBLIGACIONES DEL MANDATARIO Y EL MANDANTE
En los artículos 1266 a 1278 trata este Código los derechos y obligaciones de las partes contratantes, recogiendo las mismas nociones que trae el Código Civil, para la administración del mandato

Por ejemplo el artículo 1266 que corresponde al 2157 del Código Civil, señala que el mandatario no podrá exceder los límites de su encargo.

Los actos cumplidos más allá de dichos límites sólo obligarán al mandatario, salvo que el mandante los ratifique (articulo 1267).

COMO SITUACIONES DIFERENTES A LA REGLAMENTACIÓN CIVIL PLANTEA:

ART. 1269. COMUNICACIÓN AL MANDANTE DE LA EJECUCIÓN COMPLETA DEL MANDATO. El mandatario deberá comunicar sin demora al mandante la ejecución completa del mandato.

Estará igualmente obligado el mandatario a comunicar al mandante las circunstancias sobrevinientes que puedan determinar la revocación o la modificación del mandato.

ART. 1270. SILENCIO DEL MANDANTE EQUIVALENTE A APROBACIÓN. Si el mandante no respondiere a la comunicación del mandatario en un término prudencial, su silencio equivaldrá a aprobación, aunque el mandatario se haya separado de sus instrucciones o excedido el límite de sus facultades.

ART. 1271. PROHIBICIÓN DE USAR LOS FONDOS DEL MANDANTE. El mandatario no podrá emplear en sus propios negocios los fondos que le suministre el mandante y, si lo hace, abonará a éste el interés legal desde el día en que infrinja la prohibición y le indemnizará los daños que le cause, sin perjuicio de las sanciones penales correspondientes al abuso de confianza.

La misma regla se aplicará cuando el mandatario dé a los dineros suministrados un destino distinto del expresamente indicado.

El mandatario podrá separarse de las instrucciones, cuando circunstancias desconocidas que no puedan serle comunicadas al mandante, permitan suponer razonablemente que éste habría dado la aprobación.

ART. 1273. DEBER DE CUSTODIA. El mandatario deberá proveer a la custodia de las cosas que le sean expedidas por cuenta del mandante, y tutelar los derechos de éste en relación con el transportador o terceros.
En caso de urgencia el mandatario podrá proceder a la venta de dichas cosas en bolsas o martillos.


EXTINCIÓN DEL MANDATO
El Código de Comercio no enumera, como lo hace el Código Civil (art. 2189), las causales especiales de extinción o expiración del mandato. En los artículos 1279 a 1286, hace ligera presentación de los siguientes:

REVOCACIÓN TOTAL O PARCIAL DEL MANDATO. El mandante podrá revocar total o parcialmente el mandato a menos que se haya pactado la irrevocabilidad o que el mandato se haya conferido también en interés del mandatario o de un tercero, en cuyo caso sólo podrá revocarse por justa causa.
RENUNCIA DEL MANDATARIO POR JUSTA CAUSA. Si el mandato ha sido pactado en interés del mandante o de un tercero, sólo podrá renunciarlo el mandatario por justa causa, so pena de indemnizar los perjuicios que al mandante o al tercero ocasione la MANDATO CONFERIDO EN INTERÉS DEL MANDATARIO O UN TERCERO. El mandato conferido también en interés del mandatario o de un tercero no terminará por la muerte o la inhabilitación del mandante. MUERTE, INTERDICCION, INSOLVENCIA Y LIQUIDACIÓN OBLIGATORIA DEL MANDATARIO. En caso de muerte, interdicción, insolvencia o quiebra del mandatario, sus herederos o representantes darán inmediato aviso al mandante del acaecimiento del hecho y harán en favor de éste lo que puedan y las circunstancias exijan, so pena de indemnizar los perjuicios que su culpa cause al mandante.

RENUNCIA DEL ENCARGO O SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN POR FALTA DE FONDOS. Cuando el mandato requiera provisión de fondos y el mandante no la hubiere verificado en cantidad suficiente, el mandatario podrá renunciar su encargo o suspender su ejecución.
Cuando el mandatario se comprometa a anticipar fondos para el desempeño del mandato, estará obligado a suplirlos, excepto en el caso de suspensión de pagos o quiebra del mandante.

NOTA: - La muerte o inhabilitación del mandante no extingue el mandato cuando ha sido conferido también en interés del mandatario o de un tercero.


- Las causas de extinción distintas a la revocación, no serán oponibles a los terceros de buena fe. (inciso final art. 843 C.Cio).


Algunas sentencias referentes al contrato de Mandato:

- Mandato oneroso. Precio lesivo.
Sentencia de 29 de enero de 1867

- Mandato aparente. Representación en el mandato.
Sentencia de 13 de diciembre de 1962

- Alcances de la representación
Sentencia de Casación civil del 24 de octubre de 1975

- Mandato con representación y sin representación
Sentencia de casación civil del 17 de mayo de 1976



BIBLIOGRAFÍA



BONIVENTO FERNANDEZ, José Alejandro. Los principales contratos civiles y su paralelo con los comerciales. Ediciones del Profesional. Décima séptima edición 2008.


Instituciones de Derecho Comercial. Carlos Alberto Velasquez Restrepo.


Código de Comercio Colombiano
http://www.mincomercio.gov.co/econtent/documentos/inversion/



Código Civil Colombiano
http://www.oas.org/dil/esp/Codigo Civil_Colombia_